A mis amigos ecuatorianos

Por Alfredo Limongi – Todos estamos de acuerdo, estoy seguro, en repudiar categóricamente el maltrato a la mujer. Cualquiera que agreda, o peor aún, que asesine a una mujer debe ser castigado de acuerdo a las leyes. En eso no puede haber medias tintas.

Sin embargo, al condenar estos actos se debe tener mucho cuidado de no extender la conducta delictiva de una persona en particular a toda una nacionalidad que nada tuvo que ver con lo sucedido. Mas aún, mientras más alto sea el cargo de la persona que declara irresponsablemente, más peligrosas son las consecuencias.

Es por eso que lo publicado en la cuenta de Twitter del presidente ecuatoriano Lenin Moreno, en donde mezcla la condena a un hecho injustificable, con la toma de medidas en contra de todos los venezolanos, puede ser interpretado por otros como una misión a la que hay que sumarse. Y así sucedió. Venezolanos agredidos, sacados de sus casas con violencia, insultados en sus lugares de trabajo, son la consecuencia de un texto que intentando ser solidario para unos, se convirtió en trágico para otros.

El exilio de los venezolanos en estos días es, por decir lo menos, incómodo para los países que nos reciben. Lo sabemos. Sin embargo, antes de juzgarnos, piensa en como te sentirías si el país en el que naciste se viniera abajo y te vieras obligado a salir de él abandonándolo todo, solo para ser perseguido en otras tierras por tu nacionalidad.

Personalmente tengo muchos amigos ecuatorianos. A ninguno de ellos, debo decirlo, le he oído nunca una postura xenófoba. Pero al igual que un venezolano asesino fue capaz de matar a una ecuatoriana en plena calle en Ecuador, cosa que me llena de vergüenza, apelo a la posible vergüenza que la xenofobia de otros pudiera causar en mis amigos.

Ayúdanos a repudiar la xenofobia.

Hoy somos los venezolanos los que recibimos la mayoría de los ataques en la región. Pero si nada hacemos los que no estamos de acuerdo, estaremos contribuyendo a que estas injusticias sigan pasando. Recuerda que hace no mucho tiempo creíamos nosotros que era imposible que nuestro país colapsara. Que una desgracia similar pase en otro país, incluso en el tuyo, es igualmente posible.

www.alfredolimongi.com

NOTA: Las opiniones expresadas en artículos de opinión y remitidos en general, no necesariamente reflejan la opinión de Noticias Curazao. Cada autor es responsable por el contenido de sus artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Opinión y Columnas

Remita sus artículos a redaccion@noticiascurazao.com

¿Rumores de guerra o guerra de rumores?

Por Angel van Delden - Los comentarios publicados en las distintas redes sociales muestran claramente la preocupación de muchos ciudadanos...

Un mensaje a los socialistas de Curazao

Por Alfredo Limongi - Que a los socialistas de Curaçao no les guste una eventual intervención militar norteamericana en Venezuela...

El efecto de la migración

Por Daniel Collura - Debido a la devastadora situación de muchos países, donde el socialismo del siglo XXI ha tomado...

A mis amigos ecuatorianos

Por Alfredo Limongi - Todos estamos de acuerdo, estoy seguro, en repudiar categóricamente el maltrato a la mujer. Cualquiera que...

La viveza destructiva

Por Daniel Collura - La conducta de muchos venezolanos que se encuentran en el exterior demuestra que nuestro país Venezuela...