A tres semanas del naufragio, familiares en Venezuela siguen esperando respuestas

WILLEMSTAD – El pasado 10 de enero se conoció que una embarcación venezolana naufragó antes de llegar a la Isla de Curazao, específicamente en la Costa de Koraal Tabak. Hasta la fecha solo se maneja la información oficial de cinco personas fallecidas y algunos restos de cuerpos humanos, entre ellos una columna vertebral, un fémur y una cabeza.

Finalmente el 26 de enero, después de haberse cumplido 16 días de la tragedia, cuatro de los cincos cuerpos fueron repatriados a su país natal en un avión de la Fuerza Aérea Venezolana que aterrizó en el Aeropuerto Internacional José Leonardo Chirino.

Continúa el clima de confusión y familiares exigen una respuesta

Después de conocerse la noticia, familiares, amigos y ciudadanos en general, solo esperan un comunicado oficial con “cifras reales”. De manera extraoficial, el organismo de Protección Civil del país Sudamericano, reveló a Noticias Curazao que en los próximos días se estarán revelando otras indagaciones que son importantes para este caso. Aseveró que hay personas que están siendo interrogadas en la isla y que podrían ser deportadas al pasar las horas.

 “Las autoridades curazoleñas están cumpliendo un proceso de investigación.  No podemos revelar más detalles para evitar interrupciones; ellos al culminarlas nos enviarán un informe final”.

Por último, recalcó que por tratarse de un viaje ilegal, no existe una lista oficial de las personas sobrevivientes o desaparecidas y que la misma podría obtenerse cuando comiencen los interrogatorios al capitán de la embarcación que fue detenido el pasado martes en Kanga.

Cuerpos encontrados en Koraal Tabak

Desde el primer momento, medios de comunicación de Venezuela reportaron que en este accidente marítimo estaban involucrados más de 30 pasajeros y que de los cuales, muchos habían fallecido. Esta deducción se dio porque algunos de los sobrevivientes testificaron que vieron a sus compañeros ahogarse o flotando en medio de las fuertes olas.

Después de unas horas, aparecieron cuatro cuerpos sin vida que fueron identificados por sus familiares en las redes sociales. Muchas fotografías de los cuerpos se viralizaron  sin respetar el pudor pero gracias a este método se logró el rápido reconocimiento de los fallecidos.

Ellos correspondieron a los nombres de Jeanaury Guadalupe Jiménez Chirinos (18a), Jaires Leomar Lohaysa Soref (24a), Danny José Sánchez Pina (32) y Yajaira Josefina Márquez (34a). El quinto cuerpo aún permanece en la Isla; su avanzado estado de descomposición ha impedido que se conozca su identidad.

La historia de Yajaira (Yaya)

Un familiar de Yajaira Josefina Márquez, relató mediante una llamada telefónica que ella había sido deportada en varias oportunidades pero que regresaba a la isla porque ya tenía un “terreno recorrido” y muchos clientes. Ella se encargaba de realizar diferentes dulces como yogurt, postres y hasta almuerzos. En su último viaje, en donde encontró la muerte, cuidaría a unos niños.

Este familiar, sin querer identificarse, comentó que en meses pasados su mamá tuvo que ser intervenida quirúrgicamente y que gracias a estos viajes, ella logró la operación. “Alcanzó a reunir todo el dinero que se necesitaba y satisfactoriamente su mamá se operó”.

Por último, dijo con una voz quebrantada que el hijo de “Yaya” fue quien la identificó porque en las fotografías difundidas, ella mantenía la camisa con la que se despidió en el muelle. Márquez era natural de El Vigía-Mérida y sus restos fueron trasladados hasta allá para darle cristiana sepultura.

“Me quedé porque presentía que algo podría pasar”

Una joven que se identificó como “Laura Méndez” , afirmó que ella saldría en este viaje pero al ver que la embarcación sobrepasaba la cantidad acostumbrada, decidió no irse.   “Era un barquito muy pequeño. La capacidad es como para 20 personas y ese día, todos estaban apretados y se notaba el exceso de pasajeros”.

Méndez reveló que este traslado estaba pautado para los primeros días de noviembre del 2017 pero que por problemas de mantenimiento y daños en el motor, no lograban partir. “En el primer viaje, la embarcación se estaba hundiendo cuando habían pasado pocos minutos de salir del muelle. En el segundo, el motor falló en medio del mar y nos regresamos pero este último fue en donde ocurrió en fatal accidente.

Reveló más datos

Con mucha rabia nombró a “Diana, Wuilli y José Ángel” como los principales “administradores del negocio”. Ellos se encargaban de cobrar $100, pago que aún no ha sido regresado a las 10 personas que decidieron quedarse en esa oportunidad.

Este viaje estaba destinado para las 3 de la tarde y tenía una duración de 10 de horas. Los viajeros debían respetar las reglas y llevar solo un juego de ropa; guardar los pasaportes y documentos importantes dentro de preservativos, embalados con tirro y bolsas negras que debían colocarse en el cuello, brazo o pie para evitar que se extraviaran cuando era el momento de lanzarse al mar.

Familiares aún mantienen las esperanzas

A través de este portal de noticias, familiares de seis personas desaparecidas decidieron formular un comunicado para pedir a las autoridades de Curazao que informe mayores detalles.

A CONTINUACIÓN EL COMUNICADO:

Queremos pedir ayuda a todos los curazaleños que si saben del paradero de estos seis jóvenes quienes se encuentran desaparecidos luego del naufragio del 10 de enero, de saber alguna información por favor se comunicarse a la Cruz Roja Internacional.

Sus nombres son:

  • Joselyn Nathaly Piña de 24 años de edad
  • David Jesús Pérez de 19 años
  • Junior Jesús Díaz leal, 22 años
  • Jovito Whashkanky Gutiérrez de 22 años
  • Oliver David Cuhamat de 32 años
  • Brayan Campero

Nosotros como familiares nos encontramos en estado de desesperación por no saber nada de ellos; le pedimos a las autoridades y migración que se pongan las manos en el corazón y nos den información de los detenidos. Esas personas son humanos y necesitan que sus derechos se respeten no son delincuente, solo tomaron esa vía de transportarse hacía su isla para un mejor porvenir para sus hijos, madres, esposas y familias.

Requerimos su ayuda, pues han transcurrido 21 días y no sabemos de ellos se lo agradecemos mucho.

Atentamente; Familia Piña, Pérez, Díaz Casares, Gutiérrez, Campero, Cuahumat.

Dios es bueno y misericordioso y un corazón contristo y humillado jamás lo desprecia, que Dios les bendiga y que perdonen los errores que nosotros los venezolanos hemos hecho a su pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.