Caos Social

Por Daniel Collura – Es impresionante cómo el ser humano está siendo víctima a ciegas de sus propias acciones. Se ha escuchado recientemente y en cualquier parte del mundo que el país, ciudad o isla donde nos encontramos viviendo necesita un cambio.

Esta es una frase que resuena en el oído del 95% de los seres humanos.

Pero te has preguntado exactamente si ¿Es el lugar en donde nos encontramos el que necesita el cambio? ¿O somos las personas que habitamos el lugar quienes debemos cambiar?

Viviendo en Curazao he descubierto que parte del problema del estallido social que vive la isla y el mundo entero, es precisamente porque muchas de las personas no están dispuestas a cambiar. Veo como latinos que tienen la oportunidad de vivir en Curazao y en otros países llevan consigo sus malas costumbres, sus malos hábitos, su viveza y a veces hasta su malicia, sin pensar en que el universo les dio la oportunidad de empezar una nueva etapa de su vida, en donde al salir de su zona de confort pueden conseguir herramientas de cambio para su crecimiento personal.

He tenido la oportunidad en Curazao de escuchar como en casas de envío de dinero los latinos humillan y gritan a trabajadores nativos de la isla sembrando más el racismo y la discriminación por el color de piel. He visto como el propio venezolano que se encuentra viviendo en la isla se le sube el ego a la cabeza y se aprovecha de otros venezolanos que están en una posición de necesidad, irrespetando y olvidando que vienen de un mismo país, mientras que se observan otros venezolanos que quieren un cambio real y que por la situación en la que viven salen hasta en balsas  que muchas veces no llegan a su destino ocasionando la muerte de sus ocupantes que salieron a buscar un mejor destino.

Se ven algunas personas locales que se burlan y humillan a los latinos, generalizando y aumentando su ego de poder, ante el decaimiento moral por la situación que está atravesando el inmigrante por no poder estar en su país. Pero eso no es sólo en Curazao, lamentablemente entre seres humanos a nivel mundial nos estamos destruyendo porque solo pensamos en nosotros mismos. Se nota con tristeza que el único valor que se fue de viaje para nunca más volver es la empatía.

Hay una frase que citaré que dice “Si quieres cambiar los frutos debes empezar a cambiar las raíces” si quisiéramos hacer de este mundo un lugar mejor no esperemos un cambio externo de un gobierno o de un sistema climático, empecemos el cambio desde nuestra propia raíz.

NOTA: Las opiniones expresadas en artículos de opinión y remitidos en general, no necesariamente reflejan la opinión de Noticias Curazao. Cada autor es responsable por el contenido de sus artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *