Crisis más allá de las fronteras

Por Daniel Collura – Hemos visto como 100 años de tradición se desvanecen en tan solo 24 horas.

Hace pocos días los tan famosos Barquitos de fruta venezolana desaparecieron de las aguas de la isla de Curazao por una mala determinación y acción del Gobierno de Venezuela.

Este es uno de los tantos logros que el gobierno terrorista de Venezuela ha alcanzado, el perjudicar hasta los que logramos salir de nuestro amado país buscando un futuro mejor.

Me permito llamarlo terrorista, debido a que no solo ha afectado económicamente a los que vivíamos en un país que tiene abundancia en cuanto a muchas cosas, sino que también ha afectado la psiquis de millones de venezolanos que aun saliendo de ese hermoso país muchas veces siente desesperación por que han logrado quitarnos el norte, dejándonos en una situación de inestabilidad y de desesperanza.

Es tiempo que la comunidad internacional, el gobierno de Curazao y organismos como la ONU la OEA y otros muchos más observen detalladamente el problema de fondo. No es simplemente la migración masiva, es el problema psicológico que está ocasionando las acciones de un gobierno en miles y millones de venezolanos que están luchando para vivir en el exterior y a su vez repercute en las sociedades de los países a nivel mundial.

No es fácil para un venezolano dejar a su familia, amigos, casa, y comodidad atrás mientras uno se aleja por aire tierra o mar como lo hacían no solo estos trabajadores del mercado flotante, sino muchos venezolanos que no consiguen como sobrevivir en su propio país, y se ven obligados a emigrar dejando familias en sus casas y buscando una economía con la que pueda ayudar a que sus seres queridos puedan comer y sobrevivir mientras la distancia, afecta psicológicamente a estos emigrantes venezolanos.

El mercado flotante era un mercado de frutas y hortalizas frescas que se había constituido hace ya 100 años, generando fuentes de empleo para los venezolanos y surtiendo a la isla de curazao productos frescos de buena calidad y a un precio mucho menor a los que habitualmente conseguimos en los supermercados. Sin embargo la crisis del país también afectó a este mercado que traía beneficios bilaterales, dejando a miles de familias sin empleo y aumentando el número de sufrimiento y frustración en más venezolanos.

Se ve a menudo como la misma crisis ha hecho que el venezolano pierda aún más la empatía, ven como a su misma gente los atacan y solo se quedan de brazos cruzados porque “no se puede hacer nada”, es de notar que hay muchas personas que aprovechan de alzar sus voces solo por ganar popularidad pero aun así esto no deja ningún tipo de resultado. Las medidas que se están tomando para la defensoría del venezolano en el exterior están siendo muy débiles por la falta de unión de los mismos venezolanos. Si queremos un ejemplo más visible vemos cómo la comunidad china extranjera no tiene tantos problemas como la comunidad venezolana en el exterior.

Los casos de citas psicológicas a través de Skype para atender al venezolano en el exterior se han incrementado convirtiendo esto en un tremendo negocio para los psicólogos que quedan en Venezuela, los cuales algunos llegan hasta a cobrar en dólares para así reunir y también emigrar.

Debemos unirnos entre venezolanos, mantener un poco más la serenidad, darle paso a la humildad y la reflexión y saber que esto que está pasando es precisamente porque desde que vivíamos en Venezuela cada uno pensaba en sí mismo sin importarle los demás, es un problema que nos viene persiguiendo y el gobierno ha usado esta gran debilidad en contra de nosotros mismos, posicionándose con tanta fuerza que pareciera que nunca va a acabar.

Sin embargo dándole crédito a aquel viejo refrán de que no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista, debemos entender que todo esto será algo pasajero, pero primero nosotros debemos de cambiar.

NOTA: Las opiniones expresadas en artículos de opinión y remitidos en general, no necesariamente reflejan la opinión de Noticias Curazao. Cada autor es responsable por el contenido de sus artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.