¿El cabello y las uñas continúan creciendo tras la muerte?

Aquí va una pregunta escalofriante, ¿las uñas y el cabello continúan creciendo después de que una persona muere? La respuesta corta es no, aunque puede parecer así para el observador casual. Esto se debe a que después de morir, el cuerpo humano se deshidrata, haciendo que la piel se encoja.

La dermatóloga Dr. Doris Day explica que este encogimiento expone las partes de las uñas y el cabello que alguna vez estaban bajo la piel, haciendo que parezcan ser más largas que antes.

Usualmente, las uñas crecen aproximadamente 0.1 milímetros al día. Pero para crecer requieren de glucosa – un azúcar simple que ayuda a darle energía al cuerpo.

Una vez que tu cuerpo muere, ya no produce glucosa, así que las células capilares, pilosas y de las uñas dejan de regenerarse. Además, el crecimiento de uñas y cabello es dirigido por una regulación hormonal compleja, que deja de funcionar tras la muerte, de acuerdo a un estudio publicado en el diario The BMJ.

A menudo, la cultura popular se equivoca respecto a éste hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Opinión y Columnas

Remita sus artículos a redaccion@noticiascurazao.com

Un mensaje a los socialistas de Curazao

Por Alfredo Limongi - Que a los socialistas de Curaçao no les guste una eventual intervención militar norteamericana en Venezuela...

El efecto de la migración

Por Daniel Collura - Debido a la devastadora situación de muchos países, donde el socialismo del siglo XXI ha tomado...

A mis amigos ecuatorianos

Por Alfredo Limongi - Todos estamos de acuerdo, estoy seguro, en repudiar categóricamente el maltrato a la mujer. Cualquiera que...

La viveza destructiva

Por Daniel Collura - La conducta de muchos venezolanos que se encuentran en el exterior demuestra que nuestro país Venezuela...

El pozo sin fondo

Por Daniel Collura - Muchos acontecimientos recientes me han obligado a redactar estas notas que con mucha decepción escribo. Revisando...