¿Es posible dormir con los ojos abiertos?

No es frecuente, pero sí posible, encontrar personas que duerman con los ojos abiertos. De hecho, a quienes han sufrido quemaduras en los párpados o tienen cicatrices retráctiles no les queda otro remedio que hacerlo así, ante la imposibilidad de cerrar los ojos.

Los párpados actúan como dos ventanas que franquean la entrada de estímulos al cerebro y que, al estar cerradas, no permiten que penetre la luz.

Existen numerosos animales que duermen con los ojos abiertos, pero en ellos su actividad cerebral desciende considerablemente. Éste es el caso de la mayoría de los peces, que duermen con los ojos abiertos al tiempo que nadan o reposan en el fondo.

Un problema con muchas posibles causas

La imposibilidad de cerrar correctamente los ojos, es decir, cubrir el globo ocular en su totalidad con los párpados, es una condición que recibe el nombre de Lagoftalmos o lagoftalmia. Este término proviene del vocablo griego lagoos que significa liebre y su uso para nombrar este padecimiento viene de una antigua creencia que plantea que las liebres duermen con los ojos abiertos, quizás por el hecho de estar siempre en alerta y listas para escapar de sus enemigos.

Posibles afectaciones a la salud del ojo

 Cuando se habla específicamente del momento del sueño y la imposibilidad de cerrar los ojos durante el mismo, se emplea comúnmente el nombre de lagoftalmos nocturno, y es bastante difícil de diagnosticar porque la persona normalmente no se da cuenta que no cierra los párpados cuando duerme hasta que otra persona se lo advierte.

En condiciones normales, cuando el párpado se cierra cubre la superficie de los ojos con una fina película de lágrimas que protege la misma del polvo y otras partículas del ambiente, a la vez que los humedece y los mantienen sanos.

Cuando no se cierran los párpados, particularmente durante tantas horas de sueño, la persona se expone a sufrir sequedad ocular, la cual puede resultar dolorosa y muy dañina para el mismo, además de que se expone a lesiones e infecciones que puedan provocar agentes patógenos o cuerpos extraños que caigan en él. De hecho, un padecimiento de este tipo de larga duración puede llevar a la persona a la pérdida permanente de la visión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.