Las Fiestas de Un Inmigrante

Por Daniel Collura – En épocas de fiestas como las que actualmente están pasando las diversas comunidades del mundo celebran en grande, ríen y disfrutan del verdadero sabor de la navidad y el año nuevo.

Se encienden las calles, se enciende la pólvora de los fuegos pirotécnicos y es palpable la alegría y el gozo inimaginable que demuestra las personas.

En Chile, Guatemala, México, Colombia, Perú, Curazao, Aruba, Panamá y en otros países que se han convertido en noticias en estos últimos años, en estas fechas observamos como felizmente celebran a lo grande y de diversas maneras el año nuevo y la navidad.

Aquí justamente en estos momentos, mientras el resto del mundo celebra en casa y en familia, es cuando el emigrante venezolano, quien anteriormente lloraba de alegría junto a sus familiares, llora y lamenta de corazón el estar lejos de su país y de los suyos. Este es el momento en el que le dirigimos la palabra a aquellas personas que tanto se quejan por el éxodo y la presencia del venezolano en su país:

Querido amigo/a , no sabes cuanto duele el estar lejos de su tierra, no poder disfrutar de la música tradicional de estas fechas, en nuestro caso de las gaitas y los amaneceres gaiteros,  el no poder comerte una comida típica de la navidad como es la  hallaca hecha con verdadero amor venezolano, el estar lejos de tu familia y no poderle dar un abrazo  ni a tus padres, ni a tus tíos, ni a tus primos y muchas veces ni a tus propios hijos, aun sabiendo que capaz será el último año que vivirán, el no poder darle un feliz año y poder pasar unas navidades con tus mejores amigos, por que todos ellos están en diversos países como inmigrantes también, escapando de un país que se encuentra secuestrado por mafias del narcotráfico, el simplemente hecho de no escuchar nuestro himno de Venezuela a las 12:00 de la medianoche y las campanadas de la iglesia junto con las gaitas de Maracaibo 15 es algo que pega directo en el corazón y en ese orgullo de ser venezolano. A ti querido amigo que siempre ves al venezolano que se ríe como si no le importara ni le pasara nada,  como si le gustara mucho estar en tu país trabajando y quitándole la oportunidad a los que están sin empleo, créeme que no imaginas lo que duele no poder estar en tu propio país.
Los venezolanos que estamos afuera no estamos felices, estamos agradecidos con los países del mundo que nos abren sus puertas para poder refugiarnos de un país en donde un régimen de narcotraficantes, sicarios y mafiosos tienen el poder absoluto de todas las fuerzas, de todas las armas. Escuchamos siempre: “Venezolano vete a tu país”, “ve a luchar por el”, pero lamentablemente no sabes que en esa lucha de pueblo contra narcotraficantes armados matan a cientos de venezolanos cuando salimos a manifestar nuestro descontento, no sabes el temor que es llegar al aeropuerto de Venezuela y estar paranoico, por que sabes que en cualquier momento  un funcionario bien sea policía o militar  que debería de cuidar y proteger al pueblo, va a comunicarle a grupos delictivos que llegaste con moneda extranjera o con teléfonos nuevos, para asípoder robarte y/o matarte para  luego entre todos ellos repartirse la ganancia.

El estar paranoico querido amigo no es algo que vayas a entender en el idioma de tu país.

Hoy te puedo recomendar que agradezcas estas fechas y disfrutes al máximo de las costumbres de tu país y de la unión de tu familia y amigos, y te pido que en este nuevo año no reces para que me vaya de tu país, pídele a dios que en Venezuela ocurra un cambio para que veas lo contento y lo rápido  que voy a regresar.

Nadie sabe lo que duele el hogar, hasta que se da cuenta que no puede volver a el.

NOTA: Las opiniones expresadas en artículos de opinión y remitidos en general, no necesariamente reflejan la opinión de Noticias Curazao. Cada autor es responsable por el contenido de sus artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *