REMITIDO | Carta abierta a la Cónsul General de la República Bolivariana de Venezuela en Curazao

Carta abierta a la Cónsul General de la República Bolivariana de Venezuela en Curazao

Sra. Marisol Gutiérrez

Estimada Cónsul:

Nosotros, empleados locales del Consulado General de la República Bolivariana de Venezuela en Curazao, después de enviar comunicaciones a la Cancillería venezolana sin obtener ninguna respuesta. Después de escribir a la Embajada de Venezuela en La Haya, sin obtener ninguna respuesta. Después de constatar que estamos solos en esta lucha por nuestros derechos y la reinvindicación de nuestros contratos vigentes, hacemos público lo siguiente:

1.- En este mes de mayo que estamos cumpliendo 5 meses sin percibir nuestros salarios, ya la situación ha llegado a extremos lamentables al ver el deterioro de nuestros niveles de vida. Estamos siendo multados por las instituciones bancarias, algunos estamos en casos legales por la morosidad en el pago de nuestras rentas, a otros se nos está pidiendo desocupación de  vivienda, ni hablar de la ansiedad y angustia que genera no tener como cubrir las necesidades básicas, no poder atender a nuestros hijos o el descuido de nuestra salud.

2.- Por tener sentido de pertenencia y amar nuestro trabajo hemos esperado pacientemente a que se resuelva el problema con el retraso de nuestros salarios. Hemos colaborado en la mudanza de la misión, hemos esperado por la nueva sede, ahora se vuelve abrir de manera temporal la antigua sede. Todo esto dentro de un caos comunicacional interno sin precedentes. Hasta ahora no tenemos nada por escrito, la comunicación con usted Cónsul General Marisol Gutiérrez, siempre es precaria, siempre tenemos que estar detrás de usted para enterarnos de las cosas y siempre su respuesta es vaga, ambigua, ausente, usted nunca sabe nada en concreto. Usted siempre alega que es culpa del bloqueo económico, argumento este que no nos exime del pago de nuestros deberes, que no nos sirve para dar de comer a nuestras familias. La pésima comunicación con usted llega al extremo de enterarnos que el Consulado volvía abrir en la antigua sede por terceras personas. Esto es desesperante. Esto es preocupante. Esto es alarmante.

3.- Nuestra voluntad de trabajo ha quedado mas que expresada en estos 5 meses de espera, donde hemos estado endeudándonos para asistir a la sede del Consulado, aunque no tengamos las condiciones mínimas para hacer nuestro trabajo.  Durante años los empleados locales hemos dado cientos o miles de horas extras sin pedir nada a cambio, porque nos gusta, nos apasiona lo que hacemos.  Mañana, tarde o noche, fines de semana, días festivos locales y venezolanos, hemos trabajado duro por los objetivos institucionales, dando la mejor cara por Venezuela, siempre. Por eso nos preocupa que usted, Cónsul General, haya anunciado hace casi 3 semanas que el Consulado está funcionando con toda normalidad, porque eso no es así. Para el momento de ese anuncio no había ni una computadora activa dentro de la sede, mucho menos internet o sistemas de gestión. Esto es dar motivos para que ataquen a la institución y en los momentos que vivimos debemos generar noticias positivas para contrastar la presencia mediática negativa de Venezuela. Esta imposibilidad de la misión diplomática de atender muchas de las necesidades de la comunidad venezolana en Curazao, nos ha afectado en nuestras vidas privadas. Hemos sido objeto de insultos y señalamientos injustos por no prestar de manera óptima el servicio para el cual hemos sido contratados. Lamentablemente esto escapa de nuestras manos pero muchos venezolanos, en medio de su necesidad y desesperación, no lo entienden así.

4.- Para poder concretar reuniones con usted, señora Cónsul General, hemos tenido que acudir a la presión y la sorpresa porque sino, nos deja esperando para darnos una fecha. Hemos estado hablando de esto durante enero, febrero, marzo, abril y ahora mayo. Hemos hablado de esto por mensajería de texto, por correo electrónico, por Whatsapp. A finales de marzo le preparamos una carta usted para expresarle nuestro descontento y los problemas acarreados por la falta del salario. Cuando vimos que habían pasado 2 semanas y no nos atendía, tuvimos que ir de sorpresa a Casa Bolívar (residencia oficial), para entregarle la comunicación y para que nos escuchara. Usted, señora Cónsul, hasta se negó a firmar la carta como recibida. Igual usted se quedó con una copia de la carta y la leyó delante de nosotros

5.- Sra. Cónsul, usted siempre nos dice que está haciendo todo lo posible por solventar nuestra situación, pero todo lo anteriormente expuesto nos lleva a deducir que usted no está siendo escuchada por la Cancillería venezolana, ya que no hay una respuesta concreta. Hasta aprovechamos la presencia en la isla del funcionario de Cancillería Christian Sánchez, a quien le explicamos nuestra situación y quien se comprometió a exponer nuestro caso en Caracas. Eso fue hace casi un mes, le hemos escrito a este funcionario a su correo electrónico, sin obtener respuesta alguna. También podemos inferir, después de 5 meses de espera por nuestros salarios, que no está en sus manos, como jefe de misión, como único personal diplomático acreditado, la salida a esta situación. Llegados a este punto nos preguntamos, ¿si la jefe de misión no puede hacer nada, qué podemos hacer nosotros por la defensa de nuestros derechos laborales, por el cumplimiento de nuestros contratos vigentes?

Es por esto que los abajo firmantes decidimos en una reunión efectuada el día lunes 13 de mayo, a la cual usted estaba invitada pero no asistió, lo siguiente:

1.- Los empleados locales nos quedaremos en nuestras casas hasta que se resuelva nuestra situación. Así que desde el día martes 14 de mayo no hay empleados locales laborando en la sede diplomática

2.- Pedimos una reunión en la Oficina de Labor de Curazao, la cual se formalizó el día martes 14 de mayo en la mañana. Nos atendieron muy amablemente, expusimos nuestro caso para comenzar un proceso conciliatorio en el que lo único que queremos es una respuesta  concreta sobre el retraso de los salarios, el pago total de la deuda y un plan de acción claro sobre nuestro futuro laboral. De inmediato, la llamaron a usted Sra. Cónsul y en ese momento usted se comprometió a dar una respuesta dentro de una semana. Pasó la semana y no supimos nada de usted.

3.- Una vez más expresamos usted Cónsul General Sra. Marisol Gutiérrez y a la Cancillería venezolana, nuestra voluntad laboral, lo mucho que quisiéramos estar haciendo nuestro trabajo, pero la actual situación lo impide. Las condiciones no están dadas ya que no tenemos recursos económicos para movilizarnos, para comer, para tener la cabeza tranquila y poder concentrarnos en una actividad de oficina. Necesitamos saber cuales serán las condiciones futuras.

4.- Le recordamos, Cónsul, que usted estaba citada a la reunión del día lunes 13 de mayo porque queríamos informarle personalmente nuestras acciones a seguir. Como usted no fue  a la reunión, le enviamos nuestras decisiones vía correo electrónico, ese mismo día lunes.

5.- Es por esto que usted, Sra. Cónsul Generalestá informada de todo nuestro plan de acción, en el que le explicamos que una vez que la oficina de labor le informará usted de nuestro casoprocederíamos a comunicarnos con la Cancillería venezolana para obtener una respuesta directa por todas las vías posibles. Este es el objetivo de esta comunicación. Esperamos que al hacerla pública podamos obtener una respuesta de las autoridades venezolanas del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores.

Nos despedimos de usted expresándole una vez más nuestra voluntad de trabajo, nuestras ganas de seguir siendo parte del Consulado General de la República Bolivariana de Venezuela en Curazao. Esperamos que alguna de las personas que reciban y lean esta comunicación puedan ayudarnos a difundir este mensaje para lograr ser escuchados

Estimada Cónsul General Sra. Marisol Gutiérrez, le pedimos de corazón, ayuda para solventar esta situación.

Saludos cordiales,

Altagracia Isenia

Yadira Cicilia              

Sioly Dugarte             

Maria Hinkert                   

Luisiana González

Marvianca Carolina

Vicente Quintero

Franklin Garcia

NOTA: Las opiniones expresadas en artículos de opinión y remitidos en general, no necesariamente reflejan la opinión de Noticias Curazao. Cada autor es responsable por el contenido de sus artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.