Escuela entrega a dos niños indocumentados a las autoridades

WILLEMSTAD – Dos niños indocumentados de 7 y 8 años de edad -cuya madre (N.S.) ha estado detenida por más de 2 meses por no presentarlos a las autoridades-  fueron puestos en custodia de la policía esta mañana, luego que las autoridades fueran a buscarlos al plantel donde estudiaban regularmente.

La información fue confirmada por la Directora de la escuela, quien agregó que no pudo hacer nada para evitar que las autoridades se llevaran a los niños.

El caso de estos niños y su madre ya es conocido. La progenitora, de nacionalidad venezolana, fue apresada hace más de dos meses en su lugar de trabajo por no poseer la documentación necesaria para permanecer en la isla, sin embargo las autoridades no podían expulsarla del país, puesto que los registros indican que ingresó a la isla en compañía de sus dos hijos menores.

Durante su reclusión en el denominado “Barak di Ilegal”, esta madre se rehusó en todo momento a informar sobre el paradero de sus dos pequeños. Mientras tanto, los menores se encontraban bajo el cuidado de un familiar cercano y de confianza, quien se comprometió a velar por los niños ante la forzada ausencia de su madre.

El caso de esta familia ha sido objeto de gran atención por parte de diferentes sectores de la sociedad civil curazoleña. Algunos ciudadanos opinan que, por su condición de “ilegales”, no se les debe ceder ningún tipo de privilegio. Por otro lado, existe un conjunto de ciudadanos y organizaciones que abogan para que esta familia pueda permanecer en la isla, considerando la fuerte crisis que reina en el país sudamericano.

En días anteriores, los abogados de la madre habían denunciado la imposibilidad de visitar a su cliente para brindarle la asistencia jurídica a la cual tiene derecho. Esto ocurre a pesar que el Ministro de Justicia recientemente aseguró que no hay ningún problema para que los reclusos reciban asistencia legal, siempre y cuando los abogados cumplan con ciertas normas a la hora de ingresar al Centro de Detención y Corrección de Curazao (SDKK). No obstante, según los abogados, estas reglas parecen no estar muy claras o parecen cambiar cada vez que intentan hacer una nueva visita en el penal.

Hasta ahora, la posición del Gobierno es inflexible. Ahora que los dos niños están en manos de las autoridades, la expulsión podría producirse en cualquier momento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.