Xbox One X: así es la nueva consola de Microsoft

Por Alirio Vera – La E3 2017 ha terminado, y aunque este año muchos han dado por ganador a Nintendo en un evento que estuvo marcado por pocas novedades, Microsoft también se llevo las ovaciones de los asistentes con la presentación de la Xbox One X, su nueva consola de sobremesa y plato fuerte de hardware de esta edición del evento.

Con un diseño impresionante y unas capacidades técnicas superiores a la media, la One X es el siguiente paso en la generación de consolas Xbox One, y ya ha conseguido ubicarse de inmediato como la nueva consola más potente del mercado.

 

La principal razón de este éxito de Microsoft se centra en su implementación de las nuevas tendencias de diseño, principalmente el 4k.

Al presentar la consola en la conferencia de Microsoft en E3, el director de Xbox, Phil Spencer, anunciaba que esta será la primera consola del mercado que ofrecerá 4k nativo sin compromisos; es decir, sin bajarse de los 60 fps o acudir a tácticas como el uso de antialiasing como el checkboarding para lograr aproximaciones al 4k, algo que ocurrió con Sony y la PS4 Pro.

Al respecto de esto, el líder de marketing de Xbox, Albert Penello, ha dicho en entrevista con Xataka:

No quiero decir nada negativo sobre Sony pero ellos no consiguen el rendimiento para hacer todas las cosas que nosotros sí. Soportamos por supuesto todas esas técnicas, puedes como desarrollador emplear checkboarding o resolución dinámica en Xbox One X, pero al final nosotros tenemos ancho de banda en la memoria para los desarrolladores. Cualquier técnica que uses en PS4 Pro la puedes emplear en Xbox One X y además tenemos el incremento de rendimiento que añadirle.

Es decir, que Microsoft ha puesto las fichas sobre el tablero. Ahora depende de los desarrolladores usarlas por completo, y al parecer ya lo están haciendo, pues Penello sostiene que no son pocas las noticias sobre juegos que han empezado a actualizarse para la nueva consola. Por lo pronto, Forza Motorsport 7 ya ha sido presentado en 4k, y tiene un aspecto tan brutal que casi duele verlo:

La asombrosa resolución que tendrán los juegos en la Xbox One X es solo el resultado de un proyecto de diseño bastante ambicioso.

La One X tiene un diseño mejorado similar al de la One S, que corrigió imperfectos de la One original como tener la fuente de alimentación por fuera. La versión X tendrá asimismo un tamaño más reducido que estas dos.

Refiriéndonos a su arquitectura, la Xbox One X ya ha empezado a ser comparada con las PC de alta gama para gamers, al poseer 12 gb de RAM, CPU de ocho núcleos X86 a medida a 2.3GHz (31% más rápidos que los de Xbox One) y una GPU de 40 unidades de computación a medida a 1172MhZ. Asimismo, viene con el innovador  sistema Scorpio Engine de 6 teraflops, algo a lo que en el mercado de consolas solo se acerca la PS4 con 4 teraflops.

 

Ahora que hemos empezado a hablar sobre teraflops, tal vez sea útil referirnos también al costo y técnica de promoción de la XOX.

Actualmente, solo una PC con una tarjeta gráfica de alta gama como la GTX 1080 de Nvidia, con sus 10 teraflops, podría compararse a la Xbox One X. Sin embargo, la GTX 1080 cuesta $599, mientras que esta nueva consola saldrá a la venta por solo $499. ¿Acaso ha encontrado Microsoft un modo de abaratar tanto sus costos? No exactamente.

Tal y como ha revelado Spencer poco después de la presentación, la Xbox One X será vendida a pérdida. Es decir, que su costo de venta no alcanza a cubrir su costo de fabricación. La razón de esto es simple: la consola será simplemente un trampolín, y Microsoft recibirá ganancias a través de la venta de licencias de juegos para la consola, una apuesta bastante arriesgada y de aplaudir, y de la cual ya habíamos visto un ejemplo exitoso años atrás con la PS3 de Sony. Tendremos que esperar al 7 de noviembre para ver si este juguete corre con la misma suerte.

Por último, pero no menos importante, la One X nos ha sorprendido a todos al anunciar que tendrá compatibilidad no solo con cada juego y periférico de la One y la One S, sino que su retrocompatibilidad se extiende a juegos de versiones previas de Xbox, ¡incluso la Xbox original! Dicho todo esto, no queda más que esperar su lanzamiento, y que todo sea tan bello como promete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *